El maletín misterioso



¿Puedes aguantarme el maletín un momento, por favor?- eso es lo único que pude escuchar de aquel hombre con acento árabe, porque momentos después perecía en el suelo sobre un gran charco de sangre.
Unos minutos más tarde, el local empezó a llenarse de gente trajeada y con pistolas. Yo me quedé muda ante tal alboroto y sin mediar palabra alguna ni dar a notar mi desconcierto sobre lo sucedido cogí aquel maletín y me marche corriendo del lugar. Ni siquiera fui capaz de mirar atrás. Estaba tan asustada que solamente pensaba en abandonar la zona e irme a mi casa para descubrir lo que contenía aquel maletín tan preciado para aquella gente que le acababa de quitar la vida a ese hombre.
Ya en casa y recuperada del susto, cuando me disponía abrir el maletín sonó el teléfono. Era aquella gente trajeada que al parecer eran agentes secretos del gobierno. No sé como pudieron localizarme tan rápido y como podían saber que yo tenial el maletín, el maletín que ellos estaban buscando, el cual estaba cerrado con llave. Seguramente lo que había dentro era de bastante valor pues si no, ¿por qué tanta prisa por recuperarlo?.
Cogí un cuchillo e intenté forzarlo como había hecho en varias ocasiones con mi diario, pues perdía la llave con facilidad. Ya casi lo tenia abierto cuando llamaron al timbre. Eran los mismos hombres que estaban en el local. Por más que lo intentaba, aquello parecía que estaba a punto de abrirse, pero nada. Tuve que desistir ya que como no saliera de la casa iba a correr la misma suerte de aquel desgraciado. Llamaron a la puerta y entonces supe que ya no podía hacer nada más, por lo que me dirigí a toda prisa a la escalera de incendios, que daba a la parte de atrás del edificio, donde había un callejón por donde me podría escapar sin que me alcanzaran.

-¡Mierda!, me había dejado el maletín en el piso. Ya no podía volver atrás y ya no podría saber qué había en aquel maldito maletín. Antes de poder abandonar el callejón se escuchó una tremenda explosión que me lanzo a diez metros sobre mi paso. El edificio había quedado en ruinas y seguramente también la gente que iba detrás del maletín. Seguramente me hubiese matado si lo hubiese abierto o si aquellos hombres no me hubiesen localizado. Es lo que siempre digo. Las fuerzas de seguridad siempre están cuando uno más lo necesita.
Elismen (c) 2009

5 comentarios:

cristak dijo...

pues menos mal que al final no fue capaz de abrirlo...

Samyna dijo...

Un relato interensate aparte de entretenido.Me ha quedado la duda si el contenido del maletien tenia dinero o realmente era una bomba.Hay queda la duda.

Cesar_uruguay dijo...

Una vez mas se puede ver la brutalidad policial entrando en las viviendas y rebentar todo.Menos mal que la chica estaba fuera. un abrazo españolitos

LAURA dijo...

Chica, ¿por dónde quedan esos locales por los que te mueves?

hector dijo...

PARA INTENTAR ABRIR EL MALETÍN Y NO EXPLOTAR, PARA MÁS ADELANTE HACERLO, ESTANDO LEJOS DE LA ZONA DE PELIGRO,ESO ES TENER SUERTE DE HÉROE(HEROÍNA EN ESTE CASO) DE PELÍCULA. ME AGRADÓ.