La sombra


Las gotas de lluvia refrescaban mi cara, y yo caminaba entre ellas, sin prisa, gozando sus caricias, sintiendo en mis oídos la sinfonía de clok clok en los charcos.
Casi sin darme cuenta, me fue invadiendo la extraña sensación de no estar solo, detuve la marcha, encendí un cigarrillo, y pregunte sin querer preguntar...¿quién es?.

-Yo, fue la respuesta....yo, tu sombra...
-¿Mi sombra?...¿y que quieres?.
-Nada, solo te extrañaba...
-¿Me extrañabas?, ¿a mí?...
-Si, hace tiempo que no me notas a tu lado...yo juego contigo, escondiéndome en las paredes, estirándome, o deformando tus formas, recuerdas...como cuando niño y con tus manos jugabas conmigo...haciendo imágenes en la pared...¡era tan feliz!.
-¿Y ahora no lo eres?.
-No...no te tengo más...pero aún te amo.

Seguí caminando, y cuando salí de mis pensamientos, estaba frente a tu casa.
Esa casa...tan conocida y tan lejana.
El impulso aquél me dominó, llame al portero eléctrico, dos veces, como antes, y tu voz, esa voz tan amada preguntó, ¿quien es?.
Dudé, un instante, y después solo pude decir, soy yo...¡Tu sombra!.

Víctor Iglesias (c) 2009

8 comentarios:

Jorgito dijo...

Me ha gustado.

Literatos dijo...

Buenos relatos y muy buena página.

Os hago una reseña en Proyecto Arte.

Saludos y suerte!

R.E dijo...

Gracias. EN breves incluiremos un enlace a tu web.

Cristina dijo...

Muy buena idea lo de poenrlos en audio. Me gusta.

elismen dijo...

excelente

Max dijo...

Un relato peculiar. ;)

LAURA dijo...

Después de leer este relato me tomaré más en serio a mi sombra.

hector dijo...

QUE BUENA COMPARACIÓN!!!. TANTAS PERSONAS EXISTEN EN EL MUNDO QUE SON "SOMBRA" Y HACEN "SOMBRA" POR SU DESMEDIDO AFÁN DE FIGURAR Y POR LA FALTA DE SEGURIDAD EN SÍ MISMOS. BUEN RELATO. EXITOS