Bajo la lluvia


Apenas perceptible por el color oscuro del traje, un hombre camina apresuradamente por la Gran Vía. Lleva una bolsa en la mano derecha. Parece que huye de algo o de alguien. Las pocas personas que se han atrevido a salir en una noche lluviosa y fría como ésta, se apartan cuando el extraño, con la mirada perdida, se dirige directamente hacia ellas.
Observa la calle, escudriña con sus ojos igual que un animal hambriento. A su derecha, una pareja de novios cubriéndose con un paraguas azul espera paciente; tal vez el autobús que ya se distingue girando al principio de la calle sea el cinco. El hombre de traje oscuro no tiene paraguas. Lleva la parte derecha de la camisa por fuera del pantalón. El poco pelo que todavía le queda no es suficiente para amortiguar la lluvia, que se desliza libremente por la calva hasta llegar a los ojos, haciéndole, si cabe, más difícil orientarse.
Apura el paso, respira con dificultad, mira hacia los lados constantemente. La luz roja del semáforo se hace eterna y decide cruzar a pesar de todo, a pesar del claxon de algún conductor enfadado.
Dejando atrás los letreros luminosos de los comercios se encuentra ahora en un calle más pequeña, con menos gente. Los ojos se salen de sus órbitas, sin embargo ahora reduce el paso.
Se adentra en un callejón, oscuro como una noche en la Luna. Mira detrás suyo, mira delante, no hay nadie allí. Apoya su bolsa en el suelo, evitando un pequeño charco.

[...]

- Ahhh, por fin. Joder, por poco me meo encima.

"Ahí van dieciséis euros en cervezas", piensa. Como si hubiese cumplido una misión importante, recoge la bolsa y con aire triunfante, silbando una vieja canción, el borracho continúa su camino hacia casa, donde ya le espera su mujer con mil preguntas que hacerle y una cena fría.

JAV (c) 2008

No hay comentarios: