El otro lado


¡Qué bien, lo que siempre había soñado! Cuando llegue, lo primero que haré será darme una ducha y abrazar a mi mujer y a mis hijos.
-¡Oye! , ¿Por favor, cuánto falta- le pregunto a Lucas, mi patrón- para llegar a mi destino?
-Un día o dos como mucho.
Empiezo a tener hambre y sed y las provisiones no abundan. Tengo mucho frío y la ropa toda mojada, no se si aguantaré pero soy fuerte y lo conseguiré, me repito una y otra vez. Ya han caído cuatro muchachos y la verdad ya empieza a oler muy mal. Uno de mis compañeros me advierte que no beba agua, pero tengo mucha sed y creo que por un poco no pasara nada.
Me empiezo a encontrar un poco mal,-¿será esa maldita agua?- ¡Dios mío! , creo que me estoy mareando y me faltan fuerzas, creo que no lo conseguiré.
Ahora mis sueños se están esfumando, si por lo menos pudiera ver algo en el horizonte seguro que reuniría fuerzas para lograr mantenerme distraído y no pensar en el hambre y la sed que tengo.
Ha pasado día y medio y no logro ver nada en el horizonte... ¡Un momento!, veo lo que parece ser tierra,- ¡Lucas, Lucas!, por fin tierra, la libertad, ya le podré comprar todo lo que había soñado a mi familia.
Ya estoy en tierra y la gente nos mira como bichos raros. –Seguro que llamarán a la guardia costera, tendré que esfumarme de aquí.
- Quiero correr pero mis piernas no lo aguantan, tendré que esconderme en aquella colina.
- ¡Umm! Parece como si alguien ya hubiese estado aquí antes, me echaré a descansar en este colchón, aunque este un poco sucio pero..., me esconderé un rato aquí y luego seguiré mi marcha.
Me despierto y escucho voces.
- ¡Ahí esta ese maldito negro! ¡Detenedlo!.
Intento levantarme pero ya es tarde, mi sueño ya no se cumplirá, me mandarán de vuelta a mi país y no veré a mi familia. ¡Bueno!, cuando vuelva a mi país ahorraré mucho dinero y lo intentaré de nuevo porque sé que algún día lo conseguiré y los podré abrazar.

Enviado por lismen (c) 2007

No hay comentarios: