Apolo 14


¡Cinco...cuatro...tres...dos...uno...cero! Tras esas palabras despegaba desde Cabo Cañaveral, después de cincuenta años, el primer viaje del hombre a la Luna. Años antes lo habían hecho ya una larga serie de robots con la finalidad de crear la base lunar donde el hombre se establecería para preparar posteriores misiones a Marte.

Era un viaje un poco mas arriesgado que los anteriores, puesto que este transportaba seres vivos y no robots, con lo cual no solo estaba en juego el valor económico de la misión. Pero existía parte de la experiencia de otros viajes realizados en el pasado, con lo cual no era de extrañar que muchos en el planeta tierra no le diesen mayor importancia que a sus programas favoritos de televisión o sus partidas en red con sus ordenadores personales por citar un par de ejemplos. Pero todo cambió cuando estalló la noticia tres dias mas tarde en todos los medios de comunicación: todos los sistemas de alarma habían saltado en la base y se había perdido todo contacto con la nave a partir de su entrada en la órbita lunar.

Que un sistema de alarma hubiese saltado podría significar que afectase tambien de alguna forma al sistema de comunicación, y por lo tanto no significaba un desastre completo y daba esperanzas a que los tripulantes continuasen con vida. Sin embargo, el hecho de que saltasen todos los sistemas solo daba lugar a dos alternativas: o se había acabado todo tipo de combustible, necesario para el alunizaje (algo ilógico por los calculos realizados) o la nave había colisionado, el cual era el peor de los casos y seguramente el mas lógico. Así pues todos los científicos de los paises implicados mas alguno que se solidarizó y quiso aportar su grano de arena trataron de agilizar una segunda misión encargada de investigar los sucesos y recuperar los restos mas salientables de la misión anterior.
Era una misión muy costosa y los gobiernos no estaban dispuestos a costear los gastos de una misión de miles de millones cuyo objetivo era recuperar 3 o 4 cuerpos para hacer un funeral digno, con lo cual los científicos tuvieron que diseñarla de forma que la segunda misión que tenían en el proyecto se fusionase con la misión de rescate. Al final lo lograron diseñar con un presupuesto aceptable que suponía un par de horas de trabajo adicional diarias a los ingenieros a bajo coste.
Tras enviar la segunda nave, esta alunizó sin problemas para alegría de todos, se dispusieron los tripulantes encargados de las tareas de rescate a buscar la nave extraviada y, tal como se esperaba, la encontraron colisionada contra el canto del crater Abulfeda. Se llevaron la caja negra además de los cadáveres a la base, para tratar de examinar las causas del accidente y, horas mas tarde, sus caras se vieron perplejas ante lo sucedido:

"5 de febrero de 1971, misión Apolo 14. El astronauta Alan Shepard, tras dos intentos fallidos (el primero solamente logró sacudir polvo lunar, y el segundo apenas movió unos metros la bola), logró realizar el golpe de golf más largo, alcanzando millas y millas y millas de distancia. Tanto que no se percató de que esas millas eran lo suficientemente largas como para evitar la baja gravedad lunar y convertirse en el primer satélite de la Luna, satélite que se convertiría en asesino de una misión cincuenta años mas tarde."

JMCG (c) 2007

No hay comentarios: