Amigos


¿Qué es un amigo?
Amigo es aquel que se adhiere mas estrechamente que un hermano, es constante en su lealtad y amistad, acude en ayuda de su compañero angustiado y lo aconseja con fidelidad.
¿Que a qué viene esto? Pues viene a algo que tiene que ver y mucho con la historia que voy a contar:
Fran y Rubén eran dos amigos de toda la vida...bueno, de casi toda la vida. Se habían conocido en preescolar, eran compañeros de pupitre y, desde entonces, llevaban 26 años de vida inseparable. Habían estudiado juntos, jugaban juntos, iban de fiesta juntos, ligaban...bueno eso ya no lo podían hacer juntos, aparte Fran era conquistador nato, Rubén sin embargo no corría la misma suerte y, llegado el momento Fran se caso con el amor de su vida, mientras que Rubén ...el caso es que aun así estaban casi siempre juntos.
La mala suerte les jugó una mala pasada cierto dia de mayo, un dia de lluvia a la que yo llamo lluvia falsa; esa lluvia que parece que no moja pero incordia bastante. Bien, como iba diciendo, ese dia de mayo Rubén estrenaba moto nueva, una preciosa Honda CBR 600F color blanco perla, una moto sinceramente preciosa sin adentrarnos en lo potente o buena que pueda ser. El caso es que Rubén quería estrenarla, como no, con su mejor amigo, con Fran. Asi pues lo llamo, para avisarlo, y quedaron a una hora concreta. Cinco minutos antes de lo previsto alli estaba Rubén todo folklorico delante de la rústica casa de Fran esperando por este para enseñarle tan hermoso capricho. Fran escuchó al perro ladrar, miró hacia la ventana de la salita y alli , en el portal de su casa, vio a su amigo. Se puso unas zapatillas deportivas y salió con alguna dificultad, pues una de sus gallinas se le cruzó por el medio y por no pegarle al animal casi cae.
- Es una moto muy chula tio, ya me dejarás dar una vuelta en ella algún dia.
- Bueno...si...cuando mi gato aprenda a bailar hiphop te la dejo, mientras si quieres montas y te llevo a dar una vuelta.
- ok. Vale, tu sigue ahi en tu linea de gruñon.
Los dos mozos se pusieron sendos cascos, subieron a la moto y Rubén la arrancó con un fuerte acelerón tratando de sorprender a su compañero.
Ya he citado que era un dia de lluvia falsa y lo he hecho por una razón, ya que ese fue el motivo por el cual en una curva cerrada la rueda de atrás de la moto perdió adherencia con el asfalto, produciendo una salida de pista con su consiguiente choque contra un arbol. Fran, que iba de paquete, con el primer latigazo salió despedido de la moto y apenas sufrió rasguño alguno. Peor suerte le deparó a Rubén: por tratar de controlar la moto hasta el último suspiro, al pegar contra el arbol salió despedido, pero con la mala fortuna de quedar enganchado de una mano con el freno y tras una tremenda secudida en direccion vertical hacia el cielo tuvo un rapido retorno contra el suelo dando de lleno contra una pequeña, pero estrategica piedra que, por obra del azar, lo acabó desnucando provocandole la muerte instantánea pese a llevar casco. No voy a entrar en detalles de lo mal que lo pasó Fran al ver el cadaver de su amigo tirado en medio de los pinos, ni de lo mal que lo pasó durante esa semana en la que, altamente consolado por su mujer, lamentaba enormemente la gran perdida.
Un buen dia de Agosto, se encontraba Fran en su habitación, cuya ventana tenía una "preciosa" vista de su huerta, de donde normalmente tenía que ir a espantar a las gallinas que se le colaban alli para comerle las fresas y parte de las lechugas. Estaba de vacaciones, y como casi todas las tardes despues de comer se sentaba delante de su ordenador a leer el correo electronico y a ver diversas webs informativas, matando el tiempo como podía mientras no gustaba de la compañía de su mujer, la cual trabajaba por las tardes. Ese dia, mientras navegaba por la red, le pareció ver una sombra en la pantalla, giró la cabeza hacia los lados y no vio nada, volvió su mirada hacia la pantalla y seguía viendo la sombra, pero entonces se dio cuenta que era una sombra de algo que estaba tras el, se giró y vio una gallina apollada en la ventana. Se dispuso a correrla y espantarla de la huerta, pero era un dia de sol y la vio allí acurrucada, como tomando el sol, tan inofensiva, que pensó que mientras estuviese alli y no picoteando en las lechugas no pasaba nada. Llegada la noche, cuando fue a encerrar las gallinas, le llamo la atencion un detalle: antes tenía 15 gallinas y ese dia tenía 16.- Será una del vecino que saltó de su casa para la mia- Pensó. No le dio importancia, al dia siguiente ya preguntaría al vecino y ya se la devolvería, no había problema, se llevaban bien.
Al dia siguiente a la misma hora de la tarde volvió a aparecer la sombra en la pantalla, se giró inmediatamente y alli estaba otra vez la gallina tomando el sol toda campechana, fue entonces cuando se acordo que no le había preguntado al vecino nada sobre la gallina.- Es igual, ya le preguntaré otro dia, o es mas, si nota que le falta ya me preguntará.- Pensó para sí mismo. y asi dia tras dia a esa hora exacta, la gallina aparecía, se ponía en la ventana y alli se quedaba toda la tarde hasta que llegada su hora se iba a dormir junto a las otras.
Llegó el invierno y con él la lluvia, el mal tiempo, el frío, pero la gallina a su hora se apoyaba en la ventana. A Fran le dio pena su amiga la gallina y con toda la buena voluntad del mundo le abrió la ventana y la dejó que le hiciese compañía dentro de su habitación. Ahora la gallina ya no aparecía durmiendo en la ventana, cuando llegaba la hora pegaba tres veces su pico contra el cristal y Fran le abría la ventana y la dejaba pasar.- Es una pena que no puedas hablar, seguro que serías una gran amiga, aunque pensándolo bien igual es mejor que no, porque que pensará mi mujer si me ve hablando con una gallina, jajaja- La gallina miró hacia él y por un momento a Fran le pareció sentir que la gallina entendía todo lo que el decía. Esto le produjo escalofríos durante unas décimas de segundo.
Pasaron los meses y Fran era feliz con su compañera en esas frías tardes en las que su mujer estaba ausente por cuestiones laborales, pero llegó un dia de diciembre en el cual la gallina no apareció. Fran se empezó a preocupar - ¿Por qué me preocupo tanto si tan solo es una gallina?- Pensaba. - es un animal nada mas.- pero lo cierto es que le llamaba la atención su ausencia y trataba de pensar que igual en realidad era de su vecino y la acabara encontrando o algo similar. Lo curioso es que a la noche, cuando fue a encerrar a las gallinas alli la vio, acurrucada en una esquina, con los ojos cerrados, como apartándose de todo lo que le rodeaba. Esa noche no fue para cama como todas las noches, fue mas triste, preocupado por la gallina,¿qué le pasaba? ¿estaría enferma?...
Se durmió. Y soñó: iba andando por una de las pistas de su pueblo, subía una pendiente pronunciada. De pronto comenzó a escuchar el sonido de una potente moto que se iba hacercando mas y mas tras él. La moto se detuvo a su lado. Miró hacia el piloto. Este llevaba un casco negro, tan negro que no se le veía el rostro. El subió no se sabe porque, pero de pronto se veía circulando en una moto blanca color perla por las carreteras de su pueblo hasta que llegaron a una curva: tenía unas marcas de goma en la carretera que marcaban un camino hacia un arbol el cual tenia parte del tronco desnudo y, a sus pies...una gallina, "su gallina".
- Hola Fran, ¿te acuerdas de mi?- Le habló la gallina, mientras el se veía sorprendido.- Eres mi mejor amigo, fuiste mi mejor amigo y serás mi mejor amigo. Fui hombre y juntos vivimos grandes momentos, me fuiste fiel, leal, me acompañaste en todo momento y yo fui feliz contigo. Morí. Me reencarne en gallina, un ser extraño, solitario y ajeno a todo, pese a ello juntos vivimos grandes momentos, confiaste en mí, me diste cobijo, me trataste a cuerpo de rey y me trataste como amigo, no como animal. De veras, fuiste, eres y serás lo mejor que me halla pasado nunca. Ahora debo irme, no sé que será de mi, pero ten por seguro que mi mayor ilusión es y será estar a tu lado, asi que vigila bien a tu alrededor, en el momento menos pensado aparezco de nuevo a tu lado, como en los viejos tiempos.
La gallina desplegó alas y saltó hacia la moto, se posó sobre la parte trasera y, tras girar la cabeza el piloto del casco negro, levanto la mirilla y dejó ver parte de su rostro.¡Era Rubén! Fran no podia contener las lagrimas. El piloto hizo un ademan de despedida, giró la cabeza, arrancó la moto y desapareció en el infinito.
Fran iba despertando poco a poco, pese a sus esfuerzos por no querer hacerlo. Sus lágrimas ya no formaban parte del sueño, eran reales y le invadió una gran tristeza.
Ese dia por la noche (nochebuena), había fiesta en su casa. Habían venido sus padres y sus suegros a cenar con él y su mujer. El había pasado ese día alegre empapado en un mar de tristeza y aquello lógicamente no había pasado desapercibido para el resto de la familia, la cual le preguntaba constantemente que que le pasaba y si estaba bien, a lo que él respondía que si , que no tenía nada. Estando ya sentado a la mesa su madre le preguntó lo mismo otra vez, pero esa vez respondió su mujer mientras llevaba una bandeja tapando con un trapo su contenido - Pase lo que le pase lo que le traigo aquí le va a hacer cambiar el animo, ya verás...- y levantando el trapo mostró el regalo - ¡Tacháaaaaan! Aqui tienes cariño,¡ plato de gallina para celebrar el dia de navidad!¡Felices fiest...- no acabó de decir esto y Fran se fue corriendo con el rostro totalmente palido hacia el corral, abrió el gallinero, conto las gallinas y... habia 15...¡Su mujer había cocinado a su mejor amigo! Ahora si lo había perdido para siempre.


JMCG (c) 2007

No hay comentarios: