Rumbo al mas allá


Nunca he sido un gran corredor, de hecho en el último kilómetro he notado que mis piernas han flojeado mucho y estoy al borde de sufrir un calambre, pero no puedo echarme abajo ahora, estoy a punto de de lograr mi libertad, ya solo es otro kilómetro, el último aunque no es el único obstáculo, o al menos eso fue lo que me contaron. Ya veo la valla, veo que era cierto pese a mis dudas. Esto me da mas fuerzas, miro hacia atrás y no veo a nadie. La cosa va bien, pero no debo reducir mi marcha, un poco que baje el ritmo y seré carne fresca y de esta no me salvo. No hay vuelta atrás, una vez que sales o logras escapar o te matan, ya sea en el intento de huida o en el de regreso. Veo los haces de los láser, es tal como me dijeron, no lo puedo desconectar, no se como se hace ni tengo tiempo, debo arriesgar mi vida, dar el todo por el todo y lograr saltar entre ellos. Uno, dos, tres...¡Lo logré!¿ o no? si, sino no estaría pensando. Bien...¡AAAAAh!¡Mierda!¡Mi mano! el corte del láser es tan limpio que ni tan siquiera noté que me había cortado la mano derecha. ¡Dios mio! Me estoy desangrando, pero no puedo parar, debo seguir, puedo salir con una mano de menos o no salir. Giro de nuevo la cabeza hacia atrás y veo a lo lejos a alguien persiguiéndome. ¡Mierda! bajé el ritmo mas de lo esperado. El cansancio me gana y aun por encima el roce con el aire hace que la muñeca derecha me escueza. Debo acelerar, mis piernas están al limite pero veo la segunda verja al fondo. ¡Vamos!Quedan solo dos y la libertad será mía. Ahora no debo fallar, no debo caer en el mismo error de antes y permitir que una extremidad se aleje del resto del cuerpo, ya perdí demasiada sangre. Se me nubla un poco la vista, pero ya solo quedan escasos metros para saltar la segunda verja. Allá voy, uno, dos, tres, bie...n.

JMCG (c) 2006

No hay comentarios: